Elogio de la traición (o el día que el chancho habló)

A princio de la semana ocurrió lo inesperado.
Estábamos todos sentados a la mesa, almorzando.
Tomás tiene nueve años. Quería jugo de naranja. Él no habla pero se hace entender.
Decidimos no darle. Cuando comienza con el jugo no tiene fin y eso preanuncia que no comerá un carajo.
Tomás se vio en una encrucijada. No podría satisfacer su deseo a menos que articulara los sonidos en palabras.
Re-caliente, abrió la boca y con fuego en los ojos nos descerrajó:

¡¡¡Jugo!!!

Nunca había dicho “jugo”.

Con todo el cuerpo, con su actitud no nos dijo solo “jugo”. Dijo “demen (nada de denme) jugo, la reputísima madre  que los parió a todos”.

Mientras le servíamos todo el jugo que quisiera, su hermano que también tiene TGD preguntó: -¿Es que Tom ya no es más autista?-

Ese día anduvimos todos inmunizados contra cualquier mal de esta tierra y de otras.

El Chancho Negro de las pampas húmedas (o el chancho húmedo, o simplemente Chan, que es como solemos decirle) nos inoculó el antídoto. Y él aprendió que si habla, si traiciona sus convicciones, algo bueno podría pasar.

Anuncios

Un pensamiento en “Elogio de la traición (o el día que el chancho habló)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s